Intro
Clave 01
Clave 02
Clave 03
Clave 04
Clave 05
Clave 06
Clave 07
Clave 08
Intro Clave 01 Clave 02 Clave 03 Clave 04 Clave 05 Clave 06 Clave 07 Clave 08

¿Por qué una “megacausa”?

Se la denomina así por la magnitud de denuncias que se investigan en ella con respecto a los acusados.

Su nombre se debe a uno de los genocidas: Pascual Oscar Guerrieri, quien obtuvo el grado de Teniente Coronel. Fue subjefe y luego jefe del Destacamento 121 de Inteligencia del Ejército que funcionó en nuestra ciudad. 

Entonces, en esta causa se juzga la patota de “Inteligencia del ejército”, aunque sabemos que no conocemos a todos sus integrantes. Esto implica que muchos actuaron y no pudimos reconocerlos aún. Por otro lado, hubo otros genocidas denunciados y procesados que no llegaron a juicio tras su fallecimiento. También aún hay 2 prófugos que la justicia busca y ofrece recompensa: Eduardo Rebechi y Carlos Gabriel Jesús Isach.

Esta patota del ejército actuó en, al menos, 6 Centros Clandestinos de Detención donde fueron llevadas algunas de las personas secuestradas: La Calamita, Quinta de Funes, Escuela Magnasco, la Intermedia, Fábrica Militar de Armas “Domingo Matheu” y un CCD que funcionó dentro del predio de los salesianos en Funes, llamado Ceferino Namuncurá, al menos, durante abril de 1978.

El primer juicio oral de lesa humanidad que se realizó en esta ciudad fue sobre esta causa. Y ya se realizaron 3 juicios:

Primera elevación. Inició su juicio oral el 31/8/2009.

Fueron juzgados cinco imputados: Jorge Alberto Fariña, ex mayor del Ejército; Pascual Oscar Guerrieri, ex teniente coronel; Juan Daniel Amelong, ex teniente, Eduardo Rodolfo Constanzo, ex personal civil de Inteligencia y Walter Dionisio Salvador Pagano, ex agente civil.

Se investigó sobre 28 víctimas, y sobre el circuito represivo los CCD donde operaba la patota del Batallón 121: “Quinta de Funes”, “Escuela Magnasco”, “La Intermedia” y “La Calamita”, y Fábrica Militar de Armas Domingo Matheu.

La sentencia fue de prisión perpetua para los 5, el 15 de abril de 2010.

Segunda elevación. Inició su juicio oral el 9/8/2013.

Fueron juzgados nuevamente P.Guerrieri, J.Fariña, J.D.Amelong, E.Costanzo y W.Pagano; y además se juzgó a Joaquín Gurrera, Marino Héctor González, Ariel Zenón Porra, Juan Andrés Cabrera, Alberto Enrique Pelliza, Carlos Sfulcini y Ariel López. Cinco son militares retirados y los siete restantes prestaron servicios como Personal Civil de Inteligencia (PCI) en el Batallón de Inteligencia 121 de Rosario

Se investigó sobre 27 víctimas recluidas en los mismos CCD.

La sentencia fue el 20/12/2013. Hubo diferentes rangos de condenas: entre cadena perpetua, 25, y 5 años. Podés informarte más acá.

Tercera elevación. Inició su juicio oral el 13/10/2016.

Fueron juzgados nuevamente P.Guerrieri, J.D.Amelong, J.Fariña, W.Pagano, E.Costanzo, M.H. González, A.E. Pelliza, A.López y J.A. Cabrera. Y por primera vez Rodolfo Daniel Isach (quien había estado prófugo) Isach fue Personal Civil de Inteligencia del Ejército, y Comisario de la policía provincial.

Se investigó sobre lo sucedido a 47 víctimas (24 de ellas desaparecidas).

La sentencia fue el 12/5/2017. Las condenas fueron prisión perpetua para los diez procesados.

-El 1º de agosto de 2022 inicia el cuarto tramo que llega a juicio oral: Guerrieri IV

-Son 17 los imputados:

Pascual Oscar Guerrieri, Jorge Alberto Fariña, Juan Daniel Amelong, Marino Héctor González, Ariel Antonio López, Juan Andrés Cabrera, Rodolfo Daniel Isach, Walter Salvador Dionisio Pagano, Eduardo Rodolfo Costanzo, Roberto Raúl Squiro, Enrique Andrés López, Federico Almeder, Juan Carlos Faccendini, Juan Félix Retamozo, José Luis Troncoso, Osvaldo Jorge Tebez y Oscar Roberto Giai,

Algunos fueron integrantes de la patota de Inteligencia del Ejército y los otros de la patota de la Policía Federal. Y se los juzga por sus actuaciones en “Operativos conjuntos”.

Llegan por primera vez al banquillo de los acusados en causas de lesa humanidad 6 de los 17 acusados: Roberto Raúl Squiro, Juan Carlos Faccendini, Juan Félix Retamozo, José Luis Troncoso, Osvaldo Jorge Tebez y Oscar Roberto Giai,

-Son 116 las víctimas:

Dentro de esas 116 víctimas hay 62 casos que llegan a investigarse primera vez:

Daniel Héctor Querol, Nelly Balestrini de Larrosa, Gregorio Larrosa, José Enrique Nelio Animendi, Antonio Huerta, Horacio Huerta, Santiago Mac Guire, y Roberto Vicente Pistacchia pudieron denunciar su secuestro.

54 de esas 62 son fueron desaparecidas o asesinadas: José Alejandro Ruggero, Marta del Pilar Luque, Irma Edith Parra Yakin, Bernardo Alfredo Depetris, Segismundo Martínez, Carlos Schreiber, Isabel Soto de Cian, Héctor Cian, Daniel Adolfo Tripodi, María Irma Ferreyra, Omar Fernando Bravo, Raúl Luis Bustos, Gustavo Adrián Rodríguez, Olga Lilian Vaccarini, Domingo Laborde, Ricardo Luis Franco, Mónica Marta Cappelli, Alberto Corazza, María Graciela Eier, Alberto Galarza, Irma Elena Montenegro, Hilda Elena Miekle Rivas, José Alberto Madeo, Susana Elena Díaz, Jorge Ramón Fabián Peralta, Sonia Rosa kindrasiuk, Ma de los Ángeles Castillo Cano, Roberto Miguel Valleto Olivari, Graciela Susana Capoccetti, Guillermo Ángel López Torres, Gustavo Adolfo Pon, Miguel Ángel D’Andrea, Ricardo Alberto Massa, Susana Beatriz Becker, Abel Argento Fontaine, Clara Ruth Argento Fontaine, Norma H. Coutada Rosés, Adriana Elsa Tasada, Hugo Alberto Megna, Susana Busaniche, Graciela Busaniche, Pedro Pablo Delgado, Mario Eduardo Menéndez, Víctor Jorge Lowe, Mario Alberto Ramos, Emilio Etelvino Vega, María Ester Ravelo, María Isabel Salinas de Bosso, Carlos Alberto Bosso, Juan Carlos Amador, Guillermo Fernando Godoy, Olga Beatriz Ruiz de Bordesio, Mario Eduardo Bordesio, y Eduardo Garat.

Las otras 54 víctimas (de esas 116) ya fueron parte de Guerrieri I, II y III. Pero al haber nuevos imputados y pruebas, se juzga su participación en los hechos. Las víctimas son:

Ramón Aquiles Verón, Olga Regina Moyano, Emma Buna, Amelia González, Adriana del Huerto Quaranta, Elena Sarnari, Susana Zitta, Francisca Daniela Domínguez, María Luisa Rubinelli, Carlos Novillo,  Alejandro Novillo, Carmen Cantalejo, Patricia Beatriz Coria, Laura Esther Repetti, Eduardo Francisco Ferreyra, Luis Alberto Megías, Viviana Adela Nardoni, Rafael Bielsa, Mercedes Domínguez, Graciela Inés Zitta, Diego Aníbal Walter Fuhr, Daniel Ángel Luis Fuhr, Jaime Feliciano Dri, Adriana Elba Arce y Juan Antonio Rivero, quienes pudieron contar lo que les había ocurrido.

Hilda Cardozo, Juan Carlos Gesualdo, Marta María Benassi, Oscar Daniel Capella, Fernando Dante Dussex, Ana María Gurmendi, Stella Maris Hildbrand de Del Rosso, Carlos Laluf, María Adela Reyna Lloveras, Pedro Retamar, Teresa Beatriz Soria de Sklate, Eduardo José Toniolli, Miguel Ángel Tossetti, Marta María Forestello, Liliana Nahs de Bruzone, Fernando Félix Agüero, Susana Miranda, Ariel Morandi, Fernando Rubén Messiez, Alberto Barber Caixal, Héctor A. Larrosa, Jorge Horacio Novillo, Rubén Daniel Flores, Edgar Tulio Valenzuela y Raquel Carolina Ángela Negro, quienes fueron secuestrados y continúan desaparecidxs.

EL E.A.A.F. pudo restituir los restos de Guillermo White, Ernesto Víctor Enrique Traverso, Anibal Artemio Mocarbel y Jorge Luis Ruffa,

– Son 7 Centros Clandestinos de Detención:

La Calamita, Quinta de Funes, Escuela Magnasco, la Intermedia, Fábrica Militar de Armas “Domingo Matheu”, el Batallón de COmunicaciones 121 y un CCD que funcionó dentro del predio de los salesianos en Funes, llamado Ceferino Namuncurá, al menos, durante abril de 1978. En ese lugar estuvieron secuestrados y fueron torturados Santiago Mac Guire, Roberto Pistacchia, y Eduardo Garat.

Eduardo Garat continúa desaparecido al día de hoy.

Santiago Mac Guire, al recuperar su libertad, denunció que se encontraba en un lugar que conocía con antelación: un predio de los salesianos en Funes, denominado Ceferino Namuncurá.

Si bien esta causa se elevó de este modo en 2018, en la segunda audiencia del juicio oral se hace lugar al pedido del defensor de uno de los acusados, José Luis Troncoso. Este había pedido una pericia psicológica para determinar si el acusado comprendía el proceso legal. Lxs diversxs peritos que actuaron no dieron un dictamen único: un resultado decía que sí comprendía el proceso, el otro que no. Esta información se presenta ante los jueces, y, en la segunda audiencia, el tribunal decide que el acusado no está en condiciones de comprender el proceso por lo tanto suspende la acusación, aunque establece un período de 3 meses para volver a a realizar el estudio.

Sin el acusado Troncoso, el juicio sigue adelante sólo con 62 de las víctimas (ya que las otras 54 estaban en el juicio sólo acusando a Troncoso, quién no había estado investigado en procesos anteriores). Además, ya no son todos los Centro Clandestino de Detención de todo el circuito represivo de este grupo, sino que se focalizará en los lugares donde fueron vistas, o denunciaron haber estado, las víctimas de este juicio que sobrevivieron. Estos lugares son La Calamita, un CCD que funcionó dentro de un predio salesiano conocido como Ceferino Namuncurá, donde actualmente funciona el Liceo Aeronáutico Militar, el CCD que funcionó dentro del Batallón de Comunicaciones 121 y la delegación local de la Policía Federal